Como todas las alas

 

Parecía que estaba llegando a su final. Se intuía en su propia narración. Predecible o abrumadoramente envuelto en sobresalto.

Cada palabra estaba en su lugar imaginario, cada emoción ocupaba un recodo del ojo y cada verso se sentía en una articulación de su cuerpo. Página a página se componía su papel de espuma y brillo, como un retal que se pliega hecho sueño, o lugar lejano, o guiño mágico.

Sin duda, había dejado su huella en ella. En ellas. Tal vez en mucha gente. Y cada letra se reivindicaba eterna.

Entonces dejó de ser final y se giró para ser comienzo. Por qué no, en otras manos.

Era libro. Y se abriría siempre. En tantas voces, como una opción libre y múltiple.

Como todas las alas.

 

¡Feliz Día del libro!

Bon Sant Jordi!

 

#talentsencasa#

Comparte la noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.