Solidaridad ante la vulnerabilidad

Queridos lectores y queridas lectoras: el anterior editorial tenía un carácter festivo e inaugural; este, por el contrario, se refiere a la situación en la que nos encontramos motivada por el coronavirus. Aquí queremos reflexionar sobre cómo nos ha afectado y los cambios que supondrá en nuestra forma de vivir.

En primer lugar, queremos mostrar nuestro apoyo a todas aquellas personas que se han visto afectadas por esta situación, sea de la forma que sea. En segundo lugar, destacar un sentimiento compartido: no valoramos todo lo que poseemos porque siempre lo hemos tenido. Ahora que no podemos hacer las cosas que solíamos hacer, es cuando nos damos cuenta de toda la libertad de la que disfrutábamos cada día y que no aprovachamos bien..

Esto que está pasando ahora esperemos que nos cambie a todas y todos y podamos ver las cosas desde otra perspectiva; apreciar todo lo que tenemos. Porque hay muchas personas que no tienen ni la mitad de lo que nosotros poseemos. También que la sociedad esté más unida, porque esta vez nos hemos dado cuenta de que, si no nos unimos y colaboramos, esta pandemia no se va a acabar.

Desde aquí queremos sacar una lectura positiva de todo esto que está ocurriendo. Este tiempo nos ha podido servir para pensar en todo lo que hemos estado haciendo mal y mejorarlo para no causar tantos daños al planeta en el que estamos viviendo, ni a nosotras, las personas, que somos las que convivimos en él. Desde El Juande hemos querido colaborar, sin dejar de informar y manteniendo los lazos entre todas y todos nosotros.

Es una situación que, como estudiantes, nos ha hecho tener clases a través del modelo online, lo que ha supuesto una dificultad tanto para el profesorado como para el alumnado. La verdad es que nunca hemos valorado lo suficiente la suerte que tenemos de que puedan darnos una educación para poder crear el futuro que queramos, así como todas y todos los profesores que se esfuerzan en dar la clase con mucho alumnado.

Por último, esperamos que nos ayude a tener más empatía con aquellas personas que no tienen tanto como nosotros y nosotras, y ayudarles en cualquier circunstancia. Debemos recordar a toda la ciudadanía que se encuentra en situación de vulnerabilidad, cuyo estado ha empeorado esta crisis.

En conclusión, la idea que queremos destacar aquí es de esperanza: si todas las personas somos iguales, ¿por qué no nos ayudamos unas a otras? Frente a posturas egoístas y segregadoras, desde aquí queremos defender la ayuda mutua, la cooperación y la solidaridad, tanto con nuestros vecinos y vecinas como con otros países.

Comparte la noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.