El reto de ahorrar

Autora: María Yanxiu Perea Orero

El ahorro es aquella parte de nuestros ingresos que no consumimos y que, por tanto, nos sirven para el consumo futuro. Generalmente, a nuestra edad no parece necesario ahorrar mucho pues no tenemos muchos gastos y somos económicamente dependientes de nuestros padres, pero lo es.  Aunque nuestros ingresos solo sean la paga por parte de nuestros padres, lo que nos den por los cumpleaños o las estrenas de Navidad, hay que considerarlos la base para empezar a disponer de ahorros que nos servirán más adelante. Si a medida que crecemos hemos ido reservando parte de nuestros ingresos, estos nos pueden salvar de algún que otro apuro y darnos más facilidades a la hora de elaborar nuestro futuro.

a nuestra edad no parece necesario ahorrar mucho, pero lo es

La importancia del ahorro se debe principalmente a solucionar imprevistos y emergencias, anticiparse a poder perder el trabajo y no tener deudas. Como adolescentes, nuestra principal motivación suele ser ahorrar para poder comprar aquello que queremos, que puede dar lugar a seguir ahorrando hasta poder darnos ese capricho si es que no podíamos o, simplemente, no tenemos ningún tipo de interés en gastar ese dinero reservado y preferimos continuar ahorrando hasta que llegue el momento en que realmente lo necesitemos.

Otro gran motivo es ahorrar para poder “pagarse” el futuro, ya que a medida que crecemos los gastos dejan de ser los generados al quedar con amigos o comprar ropa y pasan a ser los del coche o la universidad, mucho más “serios” y obligatorios. En ese momento ya no seríamos tan dependientes económicamente de nuestros padres, pues podríamos buscar algún trabajo o emprender y fundar una empresa propia e ir asumiendo esos gastos. También suele ser cuando nos independizamos y llegan las facturas del hogar y hemos de pagar por todo aquello que necesitamos día a día, desde la comida a cualquier producto de limpieza. Con todos esos gastos nuevos y fijos obligatorios y/o necesarios, el ahorro es imprescindible para hacerles frente y evitar deudas que se pueden incrementar por los intereses de demora en el pago o por las que podríamos perder nuestras propiedades, acabar en un juicio o ser reconocidos como morosos.

el ahorro tanto presente como futuro debe de basarse en la estabilidad económica, la riqueza patrimonial y la salud de uno mismo

Teniendo en cuenta nuestros ingresos y gastos, el ahorro tanto presente como futuro debe de basarse en la estabilidad económica, la riqueza patrimonial y la salud de uno mismo. Esos son los factores más importantes, ya que la base de los ingresos suele ser el salario, el patrimonio cuyo mantenimiento tiene que ir al día debería generar beneficios suficientes para evitar malvender  y al ser más mayores, los tratamientos o medicamentos a los que tendríamos que recurrir en caso de enfermedad puede que no estén cubiertos por la seguridad social.

En conclusión, ahorrar debe de adquirirse como un hábito que, aunque puede que cueste un poco, dará grandes comodidades en el futuro y puede mejorar nuestro nivel de vida. Si a medida que ha pasado el tiempo hemos ido ahorrando y además tenemos planes de pensiones, de mayores podríamos vivir más tranquilamente sabiendo que esas reservas pueden sacarnos de algunos apuros, servirnos para ayudar a los nuestros o darnos el pequeño lujo de viajar o de practicar todas aquellas actividades que nos gusten que tengan un alto coste económico.

Comparte la noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.