Proyecto Up! Steam: ¡anímate a participar en la segunda edición!

NIKO PLAMENOV         22 de enero de 2021

El proyecto Up! Steam Valencia, está impulsado por el Consejo Social de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y tiene el objetivo de promover entre el alumnado de secundaria las ingenierías. Hay que destacar que dicho proyecto hace especial énfasis en la participación de  las alumnas, ya que actualmente, están representadas en un porcentaje muy inferior al de los alumnos en el ámbito tecnológico, tanto a nivel  de universidad como a nivel de mercado laboral.

 

Ante el interés que nos suscitaba, hemos participado en el proyecto representando a este instituto un equipo de 4 chicas y 2 chicos: Irene García, Iria López, Delia Militaru, Eva Montesinos,  Anderson Canaza y yo, Niko Plamenov. Para ello, hemos contado con la ayuda de la profesora Henar Aguado, perteneciente al departamento de Tecnología. Al mismo tiempo, hemos tenido el acompañamiento, a modo de mentora, de una alumna que estudia  la carrera de Ingeniería  Biomédica en la UPV, y que fue alumna de nuestro instituto. Se trataba de la exalumna Claudia Esteban.

 

Para desarrollar la solución tecnológica que requería el proyecto nos facilitaron una caja de piezas que se podían montar entre ellas como si fueran más o menos ladrillos de Lego, y por otro lado nos dieron un microcontrolador  que se podía programar y al que se le podían conectar sensores y actuadores.

 

Una vez dispusimos del material requerido, nos propusieron que hiciéramos un dispositivo que cumpliera una función social y ahí tuvimos que pasar por la fase de “brainstorming” en la que teníamos que concretar la idea a desarrollar en el proyecto. Se nos ocurrieron muchas iniciativas pero teníamos bastantes limitaciones pues solo podíamos utilizar el kit que nos habían facilitado. Después de mucho pensar y diseñar durante casi un mes distintas propuestas nos propusimos crear un tapa para enchufes cuyo objetivo fuera proteger a los niños de accidentes eléctricos por contacto directo con los mismos.

 

Al tener la idea más o menos clara como punto de partida empezamos a montar el dispositivo con lo que teníamos. Empezamos haciendo una simple pared para tapar el enchufe, pero evidentemente  teníamos que hacer que eso subiese y bajase de alguna manera ya que se tenía que poder utilizar el  enchufe cuando se quisiera conectar algún dispositivo eléctrico.

 

En este proceso nos dimos cuenta de que necesitábamos un bloqueo adicional  puesto que no era muy difícil levantar la puerta que habíamos construido y, a la vez, había que evitar que los niños la abrieran, así que tuvimos que hacer una estructura  bastante más compleja de la diseñada inicialmente.

 

También surgieron una serie de errores en la parte de programación que tuvo que solucionar la parte del equipo que se encargaba de diseñar e implementar el programa. Para ello, hubo que leerse el manual con el objetivo de entender el funcionamiento del microcontrolador y aprender el lenguaje de programación. Y es que era necesario conseguir que todo funcionara como queríamos y había que llevarlo a cabo en equipo.

 

Uno de los problemas principales tras lograr solucionar el bloqueo que evitaba que los niños abrieran la puerta, fue un problema mecánico, pues  solo contábamos con el movimiento rotatorio de los motores y necesitábamos transformarlo en rectilíneo. En este sentido,  tuvimos que ingeniar un mecanismo bastante inusual para lograrlo.

 

Entonces llegó el momento de diseñar la forma de sujetarlo todo a la pared en la que estuviera el enchufe a proteger. Paran ello creamos unos cuantos bloques con un programa 3D y después los imprimimos con una impresora 3D.

Fue entonces cuando ya logramos completar tanto la parte mecánica como de  programación y llegó la hora de  la prueba definitiva, con lo que verificamos que todo iba tal y como lo habíamos diseñado después de bastante esfuerzo y muchos intentos.

 

En el último momento pensamos en incorporar una peonza con las piezas que nos sobraban. El propósito era implementar el proyecto buscando entretener a los niños que, pese a todo, estuvieran tentados de tocar el enchufe.

 

Una vez  finalizado, presentamos nuestro trabajo en un vídeo. Y asistimos a la presentación de los proyectos y entrega de premios en el Oceanogràfic y allí supimos qué equipo era el ganador del proyecto. Fue una lástima que no fuera el nuestro. Pero podemos decir que el trabajo fue muy divertido y estuvimos acompañados por nuestras compañeras y compañeros y por la profesora de Tecnología que estaba ahí en todo momento. Durante todo el proyecto tuvimos la oportunidad de desarrollar nuestra creatividad y  capacidad de resolución de problemas, lo cual seguro que es un aprendizaje muy útil para el futuro.

 

Así que animamos  al alumnado a disfrutar de una experiencia tan buena como la nuestra participando en la edición UP!Steam 2 que la UPV acaba de convocar.

Comparte la noticia en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.